A 47 años del asesinato de Víctor Jara

16 de septiembre

El 16 de septiembre de 1973 fue asesinado Victor Jara en el Estadio Chile, devenido centro de detención, tortura y exterminio en la ciudad de Santiago de Chile durante la dictadura cívico-militar pinochetista. Cinco días atrás, poco antes del bombardeo a La Casa de la Moneda, Jara había concurrido a la Universidad Técnica del Estado en la que era profesor. Junto a centenares de docentes, estudiantes y trabajadores, pasó la noche del 11 de septiembre en la Universidad, desde donde escuchaban las incesantes balaceras.

Al día siguiente, las fuerzas armadas irrumpieron violentamente en la Universidad y se llevaron a todxs detenidxs hacia el estadio. De entre las filas, un militar identificó a Jara y comenzó una tortura que no se detendría. Aprovechando un descuido de los torturadores, pudo pedirle a su compañero Boris Navia una lapicera y un anotador, y dos horas antes de ser asesinado alcanzó a entregarle, arrojándolo al aire, su último poema “Somos cinco mil” o “Estadio Chile”. Su cuerpo fue identificado días después en la morgue por su compañera Joan Turner Jara: de acuerdo a posteriores peritajes había recibido 44 balazos y presentaba 56 fracturas óseas. 

Tras el asesinato, Joan inició un incansable camino en la búsqueda de justicia. En el año 2003 el estadio fue renombrado como Estadio Víctor Jara. Posteriormente, en el mes de junio del 2016 el ex militar Pedro Barrientos fue hallado culpable del crimen en un juicio civil desarrollado en Orlando, Florida y conminado a pagar a la familia Jara 28 millones de dólares como reparación. Se exige actualmente su extradición a Chile para ser juzgado penalmente. Transcurridos 45 años del asesinato, en el 2018 fueron condenados en la Justicia chilena a quince años de prisión ocho ex militares por el delito de homicidio; y un ex militar a cinco años por encubrimiento.

Víctor Jara obtuvo reconocimiento internacional como cantor popular y referente de lo que se conoce como el Renacimiento Cultural Chileno de la segunda mitad del siglo XX. Su aporte artístico fue prolífico en diversas disciplinas: hombre de teatro y de las artes escénicas, escribió, dirigió e interpretó numerosas obras, algunas de ellas como parte del conjunto Cuncumen. Conformó grupos de estudios folklóricos y de las tradiciones populares chilenas, fue director musical del grupo Quilapayún y colaborador de Inti Illimani, dos de las agrupaciones más representativas de la Nueva Canción Chilena. Su obra tenía una visión: el arte debía promover una transformación del ser humano. De ahí su apoyo a la Unidad Popular, partido que llevaría a la presidencia de Chile a Salvador Allende. 

Recordar desde el Parque de la Memoria-Monumento a las Víctimas del Terrorismo de Estado tanto las circunstancias de su asesinato como su legado artístico, representa un modo de comprender el accionar conjunto de las distintas dictaduras en América Latina en el marco del Plan Cóndor. Constituye además, un ejemplo de a qué prácticas genocidas se les dice Nunca Más en Argentina y en todo el continente. 

Créditos:

Música: “La Partida”, Víctor Jara.

Voz poesía: Santiago Collino.

Imágenes: “Víctor Jara, el artista multifacético”, Réquiem de Chile, TVN; “Estadio Nacional 1973 detenidos”; “La batalla de Chile, parte 2”, Patricio Guzmán; “Víctor Jara: el derecho de vivir en paz”; “Biografías Víctor Jara, plegaria a un poeta”, Canal (á) .

#ElParqueDesdeCasa

Acompañamos la cuarentena compartiendo videos, artículos y otros contenidos relacionados con arte, memoria, educación y Derechos Humanos.

#ElParqueDesdeCasa

Dejanos tu mail para recibir información sobre la programación del Parque.