Victoria

William Tucker

Hormigón blanco y piedra partida 7,60 x 6 x 1,30 m
1999–2001

El artista proyectó una forma geométrica quebrada e incompleta, que alude a las vidas truncadas de los desaparecidos. El proceso de construcción de la obra guardó una estrecha relación con su significado simbólico. Una vez seco, el hormigón, vertido en un molde excavado en el mismo sitio de su emplazamiento, fue izado verticalmente, refiriendo metafóricamente a revelar aquello que, durante la dictadura, permanecía secreto.

William Tucker (El Cairo, Egipto, 1935). William Tucker nació en El Cairo, Egipto, el 28 de febrero de 1935. De procedencia inglesa, regresó con su familia a Inglaterra en 1937, donde se crió. Al ver en 1957 la exposición “Sculpture 1850 to 1950” en Holland Park (Londres) decide dedicarse a la escultura. Ese mismo año realizó su obra, Warrior (Guerrero), una figura de arcilla de 19,5 centímetros de alto que representaba a un guerrero que inclinaba la cabeza. Después de licenciarse (1955-1958), Tucker se matriculó en la Brighton School of Art, y se cambió a la Central School of Arts & Crafts de Londres, donde aprendió a soldar. Continuó estudiando luego con su maestro y mentor Anthony Caro, en la St. Martin’s School of Art. En 1961 recibió la prestigiosa beca Lord Sainsbury Scholarship y en 1965 la Peter Stuyvesant Travel Bursary. Más tarde, se desempeñó como docente tanto en St. Martin’s como en el Goldsmiths College , y en 1968 fue elegido Gregory Fellow in Sculpture en la Universidad de Leeds, donde comenzó a impartir sus conferencias sobre escultura, que fueron publicadas primero en las revistas Studio International y Art Journal, y en 1974 se recopilaron en el libro “The language of sculpture”(El lenguaje de la escultura). En estos textos el artista exponía sus reflexiones sobre el sentido, los materiales y el vocabulario de la escultura.
En 1972 Tucker representó a Gran Bretaña en la Bienal de Venecia, con unas esculturas abstractas que ya revelaban sus intereses formales, temáticos y estéticos, y que eran como grandes dibujos en el aire, trazados con metal. En ese momento de su carrera comenzó a rechazar la esencia de la escultura narrativa, la estatuaria figurativa. Al año siguiente expuso de forma individual en la Serpentine Gallery, y en 1975 el Arts Council le encargó la curaduría de la muestra “The Condition of Sculpture” (La condición de la escultura), en la Hayward Gallery de Londres.
En 1978 Tucker se instaló en Nueva York para ejercer la docencia en la Universidad de Columbia, donde permaneció hasta 1982, y en la New York Studio School. Allí recibió la beca Guggenheim en 1981 y se adentró en un nuevo campo de realización de escultura, basado en los principios originarios de este arte: la verticalidad y el modelado. Tucker, que fue uno de los pioneros del movimiento minimalista en Gran Bretaña, representa en este momento la vuelta a la escultura figurativa desde una visión de simplicidad orgánica.
El año en que se convierte en ciudadano americano, 1986, Tucker recibió una beca del National Endowment for the Arts; en 1993 fue nombrado copresidente del Programa de Arte en el Bard College de Nueva York; y en 2010 fue galardonado con el Lifetime Achievement Award, que otorga el International Sculpture Center de Estados Unidos.
En el año 2015 expone por primera vez en España de manera individual, con la muestra titulada “Tucker: masa y figura”, en el Museo de Bellas Artes de Bilbao, y al año siguiente realiza otra muestra individual en el Kunst Museum Winterthut de Suiza.
Pueden encontrarse esculturas destacadas de todos sus periodos creativos en las colecciones más importantes del mundo: Tate Gallery de Londres, Guggenheim y MoMA de Nueva York, Nasher Sculpture Center de Dallas, Museum of Fine Arts de Houston y Art Gallery of New South Wales de Sydney, entre otras.

#ElParqueDesdeCasa

Dejanos tu mail para recibir información sobre la programación del Parque.